lunes, 17 de noviembre de 2008

TU ME DAS


Hoy se ha vuelto a romper, esa magia abismal. Increíble mi dolor, doloroso este amor, me trae con el viento, momentos de rumor.
No sé que me puedes traer, con la tarde y el amanecer, simples brazos que me arropan, para después dejarme caer.
Ahora se esfuma nuestro anhelo, doloroso y ausente en el vuelo, que por no mostrar su rojo fuego, cae precipitado, para luego iniciarse en el suelo.
Emanando períodos de transición, se pasa nuestra vida, legando escenas de inspiración. No es perecedero, lo asombroso es su deleite, en pos de todo aquello.
Exhausta la ausencia, se deja el perfume en rincones del ayer. Ahora oscuridad,  nos permites ver, lo que la luz en su día, nos quiso proteger.
La esencia de este aliento, es virtuoso y perpetuo, no deja que esta sangre, irrigue tránsitos rutinarios, sino que acumula sus ríos, para inundar exclusivamente estos plazos.
Me das tú la savia, de todos mis segundos, pero en esta orilla de un mar sin disgustos, me has enmarañado por culpa de tu fortaleza.
¿Que nos empuja, a tal desenfreno de sentimientos? Nuestras pupilas se juntan, haciéndose etéreo lo ajeno. No hables de persuasión de los cuerpos, dime tu más furtivo sueño, en el que vaga el éxtasis de afectos.

 

 

No hay comentarios:

Quizá te guste saber...

Blog Widget by LinkWithin