sábado, 8 de noviembre de 2008

TRAICIÓN


Arduo andar, ese de avanzar sin mirar atrás…
Sientes macerar las heridas, que bajo la lluvia pretendes aliviar,
pero sin fruto temprano, pues el agua que desliza, ajada de rojo, vuelve a llagar.
 
                                      Difamados espacios, donde alguien te da paso a considerar,
lo complicado que resulta ser magnánimo y esperanzado,
pues no hay peor bondad, que la de un ser ofuscado.
 
Lastima nuestro aliento, dejando entrañado el sabor de la sal,
bautizándose un quehacer encadenado, que si no cesa, o tú no le pones presa,
es probable que te puedas rezagar.
 
Infamia y ruindad siente tu fortaleza, sin soldados y sin muros,
por esta lamentable guerra, que tras el cristal,
divisamos como se va, y más tarde, como se nos acerca.
 
Anidad todas las grandezas, pues no hay que empolvar las aceras,
ya que el rencor no lleva a nada, y el alma limpia,
refleja el sol como las mareas.

1 comentario:

azpeitia dijo...

...y el alma limpia,
refleja el sol como las mareas...

Yo también me paseo por tu tierra virgen de sentimientos, y me reconforta saber que he acertado a conocer el nacimiento de tu río, cuando todavía era un arroyuelo...un beso de azpeitia

Quizá te guste saber...

Blog Widget by LinkWithin