miércoles, 12 de noviembre de 2008

ES LO QUE HAY


Me siento bien, por no sentirme mal,
sonrío en mi cara, porque no quiero llorar,
le obligo a mi alma, a no recordar.
Se que estás ahí, pero no estás,
las palabras se hacen huecas, cuando te oigo bostezar.
No siento nada si tu no estás,
no hay primavera, si no te oigo respirar.
Necesito tu presencia, para hacerme apaciguar,
este corazón latente, que ahora está en el mar.
Está pegada a mi piel, como los fotogramas del recordar,
como la luz de la mañana, cuando me giro para observar.
Me abrazo a la almohada, por verte al revés,
así las cosas son sencillas y no me piden si me ves.
Si lo haces, no lo se, eso ya no importa,
pues no se puede olvidar, aquello que viviste ayer.
El pasado es un hondo pasadizo, que nos ayuda a sostener,
o quizá es un abrupto camino, que nos hace decaer,
En los dos casos, nos hace estremecer,
Son los latidos  de la vida, que nos irrigan para vernos crecer.
Tú me haces crecer, para bien o para mal,
es lo que tiene esto, después de tanto soñar.
Deleite de mi querer, son estos sueños,
me encanta tenerlos, si se que tu no estás.
Quiero saber, que te hace suspirar,
Te tengo clavado en la retina y no te puedo besar.
Que me has dado vida, acaso esto es libertad?
Libertad para sentir, libertad para expresar,
todo aquello que rechazo, vuelve a mi como un volcán.
Te amo como no lo he hecho jamás,
Con los ojos y con la mente, con las manos y el andar,
Con el corazón y la razón, te amo sin cesar.
Te necesito con la luz y no me olvido en la oscuridad,
El frío no me para y el calor aumenta mi anhelar.
Si tus manos noto, en mi cuerpo naufragar,
estremeces mis poros con hielo,
para culminarme con un calor abismal.
Vuelas en mis sueños, nadas en mi mar,
yo te veo a lo lejos, pero no te puedo tocar.
Eres la marea espumosa, que se acerca a las rocas,
vaivén incesante de sal, que rompe esas piedras,
erosiona el principio de su creación, para después,
olvidarse y marchar.

 

No hay comentarios:

Quizá te guste saber...

Blog Widget by LinkWithin