domingo, 28 de diciembre de 2008

PRENDA...

 
 
 
Me regala un brillante,
pende de mi cuello
abruma un seno errante…
 
Suavidad y discreción,
unas manos ausentes
guindan la piel sin amor.
 
Vaivén contra mi pecho,
centellea lo tallado
aún con más esmero.

9 comentarios:

Elisa dijo...

Bello!!!!

Femme d chocolat dijo...

Mmm, sugerente... qué sensual.

Ese brillante... Me gusta el juego de tus palabras con la imagen.

Ave Mundi Luminar dijo...

Dulce momento, bellas imágenes... una excusa perfecta para empapelar de sueños un día gris.

Gracias!

Un beso.

Margot dijo...

No hay cosa más bella que la sensualidad y los recursos que en ella se prodigan, sin mesura, con generosidad... Si ese brillante es un apendice de esas manos ¡chapeau!... porque su roce con tu piel, te hará recordar.

Un texto muy sugerente, si señor.

Besos.

Flipo en octarino dijo...

Un brillante como testigo... Que si más luce un amor en el pecho, y la piel no lo ha sentido así... Bien está como recuerdo ;-)

Un beso,

€_r_i_K dijo...

Centellea con más esmero...
Seguramente estaba hecho para ello...
Que lucir por lucir no sea...

Salu2sssss...

jorge dijo...

Si la cadena es suficientemente larga, no me importaria ser brillante.

El roce suave pero continuo sobre la piel, recuerda constantemente a quien lo regalo.

La imagen tambien me ha gustado.

estela dijo...

precioso y sensual poema.
la imagen perfecta.
Un saludo.

el Kontra dijo...

Bello y sensual. Concuerdo, la imagen y las letras van de la mano. Saludos.

Quizá te guste saber...

Blog Widget by LinkWithin