sábado, 27 de diciembre de 2008

MEA CULPA...



Me despierto. Veo navegar en mi techo,
escamas inertes, vuelan con el viento.
 Agua calmada tras espuma permanente,
el crujir de la madera, me aclama para verle.
 Superficie inalcanzable, por redes descosidas,
mi cabello se enreda, en su laberinto de por vida.
 El sonido de dos remos que se mueven,
a lo lejos una isla, que conozco pero hiere.

Se va, el crujir de la madera se disipa,
flota la cuerda, para dejar el agua dormida.
 Ahora el cuerpo, el corazón y el alma toda,
permanentes en su ausencia, le guardan la proa.

Silencio con el tiempo, la barca a lo lejos,
una sirena atrapada, por el amor del marinero.
 


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

8 comentarios:

el Kontra dijo...

Bellisimo seasirens, cosas que nos parecen inertes tus palabras les dan vida. Me gusta mucho. Saludos.

€_r_i_K dijo...

Ahora se torna emoción,
y la calma del Mistrál,
te habla desde tu escondite...
Sirena atrapada
por la ausencia,
te volviste a enamorar...
Tú que creias hechizar,
flotarás ahora
en el recuerdo...
Del Marinero que otrora,
arrastraste a tí con tu encanto...


Besos Marineros......

jorge dijo...

Tendre que aprender a ver hacia el fondo, en el mar.

Tendre que saber retirar la red, navegar despacio.

Lo mas impoprtante: Tendre que encontrar el mar y la isla adecuados.

Femme d chocolat dijo...

Precioso poema,ya lo creo.
Ahora lo que hace falta es que el marinero sepa sacar con cuidado la red; las sirenas son seres delicados

Gracias por pasar. No pudiste haber entrado con mejor "pie" ( ...si es que una sirena pudiere tenerlos...)haciendo mención al vals de Amelie ^_^ pocas melodías como esa para asociarlas a los cafés de París.

Te agrego encantada. Me gustará compartir cafés contigo.

Margot dijo...

"A lo lejos una isla, que conozco pero hiere"

... Dolor-Amor, la atracción puede más, que la precaución, hasta el punto de varar nuestros sentidos, los pocos que quedan cuando lo arriesgas todo.

Muy sentido. Espero que nunca hayas de verte atrapada, y si, así fuera, que encuentres la salida a ese particular laberinto.

Molts petons.

Elisa dijo...

Tu blog me sigue emocionando, precioso relato en prosa...y estupendas imágenes, echo de menos el mar,las sirenas, y los marineros...el olor...besos

Flipo en octarino dijo...

Dejas la barca, saltas al mar, sirena que necesita de sal... El marinero se aleja en madera y el amor se queda flotando en las aguas ya serenas... El mar es inmeso náyade!! Itaca es otra isla ;-)

Paco dijo...

Veo que la poesia sigue viva en ti.
Preciosas palabras de sirena...

Quizá te guste saber...

Blog Widget by LinkWithin