martes, 23 de diciembre de 2008

NO IMPORTA QUE ME HAGAS IR, NO VOLVERÉ ALLÍ DONDE NO HE ESTADO JAMÁS.

Constante lucha, por buscar esa verdad a medias, ese halo de aire suelto, siempre ante la adversidad, el mundanal desasosiego por lo absoluto, por saber qué es lo que alcanzamos con el objetivo del bien. Nos esforzamos por algo, que ya debería ser innato, tanto, que la respiráramos en la piel, con tan solo ver el primer rayo de luz y saber que los que nos miran, son producto de su bien, son discípulos del saber que las almas libres, vuelan allí donde su corazón y su mente les llevan, que se esfuerzan por un mundo desatado de perjuicios, de contratos con espacios encadenados, de posesiones indebidas por parte de amantes insatisfechos con su propia vida, aferrándose a la del que tienen al lado, para manipularla y destruirla, creándose en su mente, unos celos obsesivos, porque el subconsciente le dice, le insinúa suspicazmente, que eso que hace para mantener a esa persona a su lado, no es suficiente y ha de desconfiar totalmente de las acciones y repercusiones que ella es capaz de provocar, creyéndose que así, la mantendrá a su lado felizmente y para siempre. Lo que no sabe es que cada vez que marca algo, cada vez que lo impone, cada vez que prohíbe, cada vez que desconfía, cada vez que priva a ese ser de su libertad, da un paso agigantado hacia el despego, la desunión, el miedo, la represión, la mentira, el desamor, y la muerte del propio Amor. La cuestión está en decidir, practicar cual será el momento en el que esa misma persona obturada, cortada, ausentada de los momentos, infeliz des de dentro, pueda hablar alto y decir que quiere volar lejos, donde las jaulas no existen, ni las maleables ni las de oro, donde unos y ortos se perdonan, por amar algo distinto, por entender la vida de otra manera, por ser libres para decidir, para disfrutar, para escoger quien la acompañará hasta su final o hasta su principio, o quizá hasta su mitad. Compartir con quien quiera compartir, sin riesgo de parecer una moda innovadora, acercarse a los demás sin miedo al “que dirán” como el que se acerca a una puesta de sol maravillosa, expectante, esperando a ver que le acontece, sin pensar en quien le espera ahora, viviendo cada segundo, cada fulgor en su vida. Esperar a que lleguen las olas, trasnochar y acordarse de los que le quieren, comer una hamburguesa a deshora, cambiarse tres veces de ropa, ducharse tres veces al día, aparcar algo porque decide que no le gusta, que no le aporta nada, quedarse un poco más porque le ha gustado la conversación,…hay tanto, tanto por lo que ser feliz, por lo que luchar, por lo que sentir, que no es merecedor de ese amor posesivo, intransigente, un alma libre, con ganas de volar, pero lo que es aún más importante, con ganas de gritarlo, fuerte…

5 comentarios:

Flipo en octarino dijo...

Ufff.... Yo tampoco quise ir a ese lugar donde nunca estuve y corte un vena llamada vínculo, duele, sangra.. pero en ese lugar no eres nada, no hay vida para la vida... Así que aunque con dolor elegí SER y nunca dejar de SER... Unas veces ríes, otras lloras y es posible que se te haga interminable la espera de esa puesta de sol maravillosa que caliente tu alma… y a veces dudas, y confundes soledad con nostalgia o nostalgia con soledad, pero es parte de sentir que eres tú misma, y solo tú decides hasta donde deseas volar. Qué nadie lime tus alas!!

Un beso,

Paco dijo...

"LIBERTAD"

Bonita palabra que utilizamos sin saber realmente su significado.
Pretendemos ser libres para decidir pero no siempre permitimos a los demás serlo.

¿Eso realmente nos hace libres?

Tu verdadera libertad comienza cuando permites a los otros la suya propia. Mientras no sea así jamás podrás ser libre.
La libertad en cualquier tipo de relación se basa en la confianza
mutua:

Poseer no es libertad.
Desconfiar no es libertad.

€_r_i_K dijo...

Crecer espiritualmente....
con la libertad de huir de los déspotas....
Dónde el único requisito es el deseo ferviente de ser feliz, cada uno debe de tener la capacidad suficiente para ser todo lo feliz que se proponga serlo....

Donde el único apego sea el espacio suficiente para respirar, para que el óxigeno nunca falte en tus pulmones.....

UN Beso....

Margot dijo...

La libertad es don con el que nacemos y al que, por naturaleza, tenemos derecho... Nunca deberiamos someternos a ningún tipo de despotismo.


...Y, en cuanto a "perder la LIBERTAD, libremente", más que una opción es casí siempre nuestro mejor regalo.

Felices fiestas Sirenita, te deseo lo mejor para este nuevo año que ya se avecina...Salud y, Felicidad ... a escoger como, con quien y cuando, pero Felicidad al fin y al cabo.

Elisa dijo...

He leído tu texto con tu música...me encanta la canción de anastasia de Sick and tired. Además creo que encaja bastante bien con tu reflexión. Yo siempre he dicho que si mi pareja me engaña, no merece la pena. Es claro cristalino y sin matices. Asi que por qué me voy a preocupar por ello...si tuviese la duda de que lo fuese hacer, ya sería motivo de ruptura. De todas formas hay hombres muy inseguros -tb mujeres- asi que si lo amas, dale la seguridad que necesita, pero sin pasarte porque a veces das la mano y acabas sin brazo. Si hay celos enfermizos...alejate, y que él busque ayuda por su lado, porque es durísimo y puede acabar por destrozar con una personalidad por sus inseguridades. Animo bella!!! (bellísimo escrito)

Quizá te guste saber...

Blog Widget by LinkWithin