domingo, 25 de enero de 2009

DESDE MI VENTANA...




Hacía muchos días que no me levantaba así…
Aquí, las mañanas siempre son tristes, porque esa niebla espesa, cubre el despertar de las calles, de los campos.
Aunque mi ventana siempre quede abierta a la luz, no siempre puedo ver los primeros rayos de sol. Pero hoy ha sido uno de esos “retóricos” días, en que todo cambia, tus sensaciones cambian, tu rumbo se modifica, los días ásperos se suavizan… y sí, he visto el sol desde la cama, con los ojos entreabiertos y escuchando únicamente el silencio, el que me acompañaba…
Quizá después de la ducha, mi media horita de rigor…, un buen zumo de naranja (de naranjas, por favor!) y escuchar el sonido del mar en mi caracola, empiezo a dudar del beneficio de ese rato con el silencio, entre el sol y mi habitación, que antes, me había parecido tan diáfano, sosegado e incluso alegre.
Empiezo a asumir, que detrás de esos espacios, de esos contactos profundos con la materia, hay algo más que una simple sensación placentera, de disfrutar por la hermosura de la volatilidad.
Confirmo que puedo entender, que es como el reflejo de la clandestinidad interna, de cualquier cosa/s que preocupan o aturden mis pensamientos ocasionalmente, debido a un deseo indomable del desenlace axiomático de “esas cosas”.
Es como si una pequeña coyuntura, reverberase con esos instantes de “sol” matutino, siendo la antesala de muchas concreciones de una sola cosa, cada una en su forma, orden y sentimiento.
 
Pues, hoy, mi autoexigencia me ha impuesto una regla: decisión y atrevimiento con la realidad. Puede parecer algo desnudo para alguien, pero sinceramente, la segunda, no es mi plato fuerte en el gran banquete, que le vamos a hacer…Gracias a estos ratos, me puedo desenvolver en la evidencia mundana, dependiendo de quién hablemos, claro…De hecho, no todos somos lo que llamaría…”el mismo patrón para el resto de  tela”. Para bien o para mal, así es.
 
Esa simbiosis de dos, me ha permitido cristalizar mis impedimentos y marcar el número de teléfono de una persona muy importante para mí, para decirle algo que seguramente debía haber pronunciado antes, hace días…Necesitaba hablar con él, aunque su silencio durante este tiempo, me hiciese dudar de si realmente deseaba oírme.
Mis dudas se han disipado.
Así que cuando hemos colgado, me he sentido muy feliz, desmedidamente feliz. Hubiera deseado abrazar a alguien en esos momentos, para descargar mi emoción, pero por suerte, en ese instante estaba sola, de lo contrario, el que hubiera estado a mi lado, probablemente, hubiese empezado a percibir la falta de aire…
La estabilidad que me proporciona a nivel emocional es intensamente reconfortante y a su lado, me siento muy a gusto, me siento bien.
Cumplir lo que quieres hacer en cada momento, no es tan sencillo. Hay infinidad de factores, que inciden directamente sobre las consecuencias de esos actos, e incluso algunos, penetran y hacen diana sobre ellos, impidiendo de forma crónica, la felicidad de poseerlos.
 
Siempre escucharé el silencio.

14 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

El silencio que tanta veces nos habla...como puedes ver el paisaje y las personas se interrelacionan y nos hacen actúar....felicidades

bego dijo...

Rayos de sol en la ventana! que bonita imagen la que nos muestras :) el sol al despertar puede permanecer en la mirada todo el día! Felicidades por el blog!

Carlos dijo...

Si sabes entender tus silencios eres capaz de entender cualquier cosa que pase en tu vida, se puede aprender mucho del silencio. Un gran post, me ha gustado mucho.

Margot dijo...

Me ha gustado mucho leerte, hoy, especialmente...

" hoy, mi autoexigencia me ha impuesto una regla: decisión y atrevimiento con la realidad"... y en especial este párrafo. Escuchar e interpretar silencios, es algo que vas aprendiendo con los años..., cuando, cada vez más, cuesta explicar lo que sientes en tu interior..., cuando no estas muy segura de que otras personas puedan entenderlo..., cuando estas a solas contigo misma y aprendes a conocerte, un poquito más.

Sea cual sea, el resultado de esa llamada..., me alegra que la consecuencia final sea la que nos has explicado... me gusta leerte feliz (me hubiera prestado para ese abrazo.., me gusta ver a la gente sonreir, es una de mis manias)

Bueno, Sirenita, un abrazo muy fuerte desde la distancia de unas líneas.

Nyma dijo...

bonito y gradable silencio...aunque se suspendan preguntas

Paco dijo...

Siempre es importante tomar decisiones. Y me alegra que tu las tomes.

A veces tan solo basta con ver aparecer el Sol tras los cristales.

Ser atrevidos nos lleva a descubrir cosas que quizás no hubiéramos hecho jamás.

Sabemos que la vida no es sencilla pero tambien que a veces debemos de complicarla menos nosotros mismos.

Un abrazo

el Kontra dijo...

Me alegro que esa llamada te haga feliz y bueno, el silencio es también un muy buen consejero. Besos.

tejedora dijo...

Me siento feliz, cuando los demás lo son. Tras leerte he vuelto a serlo.

Besos.

Inés dijo...

Hola SeaSirens,

lo he leido y lo interiorizo, la profundidad de tu refexión de tu forma de sentir, la comparto.
No hay nada mejor que ser tu misma, sentirte libre en tus actos y no dejar lugar al arrepentimiento.

muchos besos,

Yardan dijo...

hay veces que no decimos cosas que deberíamos decir en determinados momentos... después suele ser tarde.

Otras decimos cosas que deberíamos callar, por no ser el momento y nos distancian sin remedio.

No hay fórmulas para ello... o sí las hay? sin duda pensar como piensa el otro nos ayudará...

Besos

Elisa dijo...

Mi niña! que alegría, porque aunque tu post está cubierto de una pequeña capita de rocío, se nota que el sol está llegando a tu vida. Me ha gustado compartir ese despertar contigo, y me gusta no ser la única que -de repente- se olvida de todo y comete el atrevimiento de hacer algo (sin pensarlo)... como la llamada.

Si te ha dejado llena y feliz...!!!! me ha dejado a mi tambien. El post te quedó genial!
un besazo

Femme d chocolat dijo...

Ahh, entiendo perfectamente esa sensación. Me ha pasado pocas veces, ( la recuerdo más de cría, cuando era capaz de quedarme rato y rato arebullada en la cama, mirándola ) pero es cierto que de pronto, cuando el sol y la imagen del exterior se cuelan en casa de esa forma tan insólita, una de pronto se siente bien con la vida. Es como un mensaje de "todo irá bien, el sol entra en casa". Cierto que apetece un zumo de naranjas y una tostada con su mantequilla y mermelada y tomártela relajada , desayunando en la cama. Es como un mensaje sobrenatural de aviso de disfrute de los pequeños placeres. Sí, comprendo tu texto muy bien. Sucede pocas veces, pero cuando sucede: es la bomba!

Estoy segura de que a ese alguien le hubiese encantado ese arrebato y ganas de querer abrazarle . Sea como sea el primer paso dado es genail. Me alegro muchísimo

Una imagen fantástica, de alegría contagiosa, de sol compartido. GRACIAS ^_^

JuanSe... dijo...

Sabes, ultimamente he estado escuchando el silencio en todos lados, me he quedado solo, pero porque quiero, realmente tengo demasiadas cosas que pensar y una sola persona en la cual persona, tuve el atrevimiento y perdí, ahora con golpes de pecho me alejo, pero me acerco de a poco a ella, me gusta tu relato, me gusta que despiertes con tan buen humor y que puedas ver salir el sol desde tu cama... no había pasado por acá porque no había podido por problemas con mi compu, ahora veo que es un muy bonito espacio... gracias por pasarte por mi rinconsito de amor...

un abrazo y un beso!

Von Germinal dijo...

Felicitats!!! Alguns de nosaltres ja feia dies que esperavem aquest "resurgir del Fenix SeaSirens".

Un petonàs i espero que ens trobem aviat...

Una abraçada!!!!

Quizá te guste saber...

Blog Widget by LinkWithin