jueves, 25 de junio de 2009

NUESTRA VIDA...



Te observaba cuando escribías
trazos de tiza en el viento
que arrastraban un aroma casi infinito…
Casi como el sonido de una tecla
como el aroma del jazmín en la vereda.
Me nombrabas en tu presencia
y en mi ausencia, yo te pensaba
era como si entre bambalinas
quisiéramos algo de la nada.
Tus gestos, tus palabras
todas ellas me tenían encerrada
presa en un mundo de aires
que tiene por príncipe la quimera,
sola y absorta
llena de tantas palabras equivocadas.
Fuiste como la espuma nueva
el agua que vuelve a mojarme las piernas
en cada verano
en cada mar donde haya primavera.
Ahora te me adentras, me surcas
y me llevas
donde él no quiso llevarme
donde el mar y el cielo
se fusionan en el horizonte,
aspirando cada gota
cada salpicadura de incertidumbre…
Te amo como no creí poderlo hacer antes
desde aquello que perdí
entre llantos y soledades
tú continuarás siendo
parte de mi baile….

11 comentarios:

Elisa dijo...

Hacía tiempo que no te leía tan despacio. Tengo un día de insomnio, y algun que otro daño hipocondriaco. A la vieja ausanza... tu musica, sirena, me ha dado alas para volar y relajarme. Esa capacidad de amar en letras, simplemente escribiendo unas detrás de otras. Que sencillez, que sensibilidad...me abruma.
Cuidate mucho, ya sabes, como al principio.

Elisa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
€_r_i_K dijo...

Que siga esa danza entre olas,
que no pare nunca...


ABrazos.....

MAG dijo...

Sirena,
Me gustan tus letras.
Ese es un bello amor viajando de la mano de la danza llega más allá del universo.
Disfrútalo
Besos

Ladrón de Guevara dijo...

Impresionante. Poco más puedo decir.

Gracias por dejarnos estos versos.

Un saludo.

TORO SALVAJE dijo...

Y cómo amas!!!

A los versos sólo les falta latir.

Besos.

Rose Kavalah dijo...

Ya he vuelto! :)
Encantado de volver a verte (leerte)

Tony Amesty dijo...

Son unos encantadores sentimientos, tienen mucha vida.

Un fuerte abrazo.

Margot dijo...

Hola Sea, te acabo de leer en el rinconcito de Nyma, gracias por tus palabras hacía mí.

De un tiempo a esta parte, mi blog da problemas a quienes desean dejar sus mensajes. Pero eso ahora importa muy poco, porque lo he dejado a oscuras, en espera de tiempos mejores, si es que los hay... No puedo dejar de escribir, y justo cuando peor estoy es cuando más deseo hilvanar palabras, es algo así como una necesidad, algo que sé muy bien que tenemos tod@s, principalmente a quienes os conozco algo más, a tí, a mi niña Elisa y nuestra dulce amiga Nyma... Nunca me acostumbrare, no del todo, a que algunas cosas en mi vida tiendan a torcerse, como los renglones de escritura de un párvulo... Soy una estupida, lo confieso con -mea culpa- y golpecito incluido.

No te preocupes por las visitas, yo tampoco he estado por la labor... y sí alguien se ofende, antes de tener en cuenta "otras cuestiones" sin preguntar antes, demuestra ser poco conocedor/a de que, ahí fuera, por suerte o por desgracia hay otra vida...y esa, no permite moderación, ni borrado.

Un beso muy grande Sirenita.

Ramiro dijo...

oh sirena, quina tristor
quan acaba el ball,
quan el príncep torna a ser gripau
i carabassa la carrossa,
quan només queden cendres del foc
quan no puc mirar-te sense plorar
quan t'enyoro tenint-te davant
quan les paraules no consolen el cor
quan em moro perquè els músics
toquen una i altra peça i tú
... ya no vols ballar

Déu! sirena... com pesa el buit!

qui sap si... dijo...

Deixa de nou
caragols d’escuma
la mar en el teu cabell
i flors de vegetals salats
descansen
entre aquests rinxols
que es fan i desfan
a cada onada.
Salvatge com aquell amor
d’antuvi que un dia
et vaig prometre intentar mantenir
més enllà dels dies futurs
i de la calidesa de les nits eternes
entre els braços amics
del teu cos nu.
Ara, la malaltia del record
em vol esborrar aquell passat
sense saber
que el cisell ha esculpit
el còrtex cerebral
amb paciència budista
les més belles imatges,
potser caurà estregat
pels seus efectes
el color d’aquell passat,
però encara que sigui
un fos negre
amb pinzellades de gris,
sempre podré dir com Bogard:
sempre ens quedarà París,
el nostre París
de sorra i mar
on el ball es repetirà
com un disc rallat
dins meu
en absència
d’un Sam que no ho tocarà de nou.

Quizá te guste saber...

Blog Widget by LinkWithin