jueves, 12 de enero de 2012

PRETÉRITO



Con la noche, vuelvo a verla desierta,
y a lo lejos ese cayo,
abarrotado de ilusiones perecederas,
de amarillo ocre y rojo magenta.

Siempre tengo en mis manos
aquello que te sobraba,
un poco de aire nuevo, omisión,
y mucha tiza borrada.

Es un laberinto perpetuo,
aclimatado,
cuando estabas, un edén balsámico,
una armonía de esperas y recreo.

En Rusia también juegan a la ruleta.


Quizá te guste saber...

Blog Widget by LinkWithin